El verano, por Fernando



Tiempo de calor, los días son más grandes, se sale más al campo, la playa, se trasnocha más. Se hace más deporte al aire libre, cosa que es muy interesante. La gente suele tomarse unos días de vacaciones, se bañan más en las piscinas descubiertas, en los ríos y en la mar. Otros suelen ir a la montaña a hacer senderismo o pasear por los bosques desconectando con la ciudad. El calor invita a salir de casa, a pasear, se suelen tomar helados, más bebidas refrescantes, la dieta suele ser con más ensaladas, pescados, se toma más salmorejo y gazpacho.
El calor invita a ir de excursión con los amigos tanto sea a la  montaña como a la playa, los chiringos de la playa se llenan de gente comiendo o tomando algo.
El verano tiempo de relajarse con la familia cerca de la mar, o la montaña, o en el campo. Días de olvidarse de la rutina del día a día para recobrar fuerzas para el duro invierno. Suele haber muchas fiestas en los distintos pueblos.

25 años en la peña atlética, por Miguel




El segundo tema del que os voy a hablar en mi revival es:
25 AÑOS QUE PERTENEZCO A LA PEÑA ATLÉTICA LUCENSE:

Cuando vine de San Fernando (Cádiz), me encontré en la estación de Príncipe Pío (Madrid), a un grupo de personas que eran aficionados del Atlético de Madrid. Me preguntaron si era de este equipo y yo les dije que sí, ellos me invitaron a ver la final de la Copa del Rey, que la jugaban contra el Mallorca y ganó el Atlético por 1-0 con un gol de Alfredo en la prórroga.
Al año siguiente me apunté a ver los partidos en un bar de la Marina Española de Lugo que fue cuando me hice socio de la peña. Compartí amistades y experiencia con ellos, fue muy bonito porque siempre se preocuparon por mí y mis familiares, nos reuníamos en la sede que está en la Calle Salvador Madariaga, en una bocacalle de la Avenida de Ramón Ferreiro. Por último iba a ver los partidos al parque de Rosalía donde conocí a los dueños del bar y empleadas que eran muy buena gente, ya que abrirían otros bares aquí en Lugo y tengo buenas relaciones con ellos. Ahora desde que vivo en otro barrio, suelo ver los partidos cerca de casa con mis hermanos o escucharlos por la radio, y si es alguna final seguirla en casa con mis hermanos.
Estos son los mejores amigos que tuve en Lugo y tengo buenos recuerdos, y siempre que los veo me saludan como yo siempre los saludo, ya que cuando hay mercadillo solidario, suelo ir a un bar de ellos a tomar un café u otra cosa. Además con el grupo de Alume, hemos ido algún viernes a tomar algo invitando la asociación y me gustó su atención ya que nos pusieron pinchos y patatas fritas.
Estoy muy agradecido por su atención y amabilidad.
Además yo soy el socio nº 197 y tengo este carnet desde hace más de quince años, con lo que además me dieron una camiseta cuando el Atlético ascendió de 2ª a 1ª División y la pongo cuando hay partidos importantes, sea Liga, Copa o Competiciones Europeas, me da buena suerte cada vez que la pongo y tengo jugado a la lotería de navidad de la peña en la que algún año me tocó el reintegro jugando solo 3 euros por número. Ahora la peña cambio de bar el nombre que se llama: “Cervecería La Barrica” que sigue estando en la calle Salvador de Madariaga, haciendo esquina con la Avenida de Ramón Ferreiro.
Un saludo.

25 años desde que hice la mili, por Miguel




En este año 2.017 os voy a hablar de todas las cosas buenas que recuerdo, como veis son muchas y os voy a decir unas cuantas. El primer tema que voy a hablar es:
“25 AÑOS DE LA MILI DE PALMA DE MALLORCA (ISLAS BALEARES, ESPAÑA)”:
En el año 1.991 me apunté al Servicio militar voluntario para la marina, donde fui a San Fernando (Cádiz, Andalucía; España); hice pruebas durante una semana y no las superé, esto lo hice en la última semana de Junio. Al poco tiempo recibí una carta para hacer el servicio militar obligatorio en las Islas Baleares, porque los nacidos en verano los llamaban para ir a esa zona. Yo escogí Palma de Mallorca porque me gusta como ciudad y es una isla muy bonita y así evitar la ruta del bacalao porque la hay en Ibiza.
Fui a finales de febrero de 1.992 en tren desde Lugo haciendo trasbordo en Madrid (Chamartín), al llegar allí comí en un restaurante de Madrid, luego a la tarde cogí un tren de cercanías de Madrid-Chamartín a Madrid-Atocha.  Fui en tren hasta Valencia, donde conocí el puerto, cené en el bar del puerto,  y a la noche fui en un barco que era un Ferry, en el cuál viajaron la familia real española, hasta la isla de Mallorca y su capital, Palma.
Cuando llegué fui recibido por unos militares que nos llevaron en camión al regimiento de Palma 47 “Infantería de Tierra”.
Aquí desayunábamos en el comedor del regimiento, donde además comíamos casi todos los días. Nos daban una guarnición de patatas fritas, que a veces sabía mal y también cenábamos.
Por las mañanas hacíamos ejercicios en filas, luego nos dejaba ir dar un paseo a la base o a la ciudad.
Iba con los compañeros, había alguno que se dedicaba a la droga y me invitó a tomar una raya, yo no la tomé pero el sí, yo solo tomaba cerveza normal.
Además una tarde merendé en un Burger King una hamburguesa normal con cebolla, tomate, lechuga y kétchup que era muy barata, me costará unas 100 pesetas. Con una coca-cola normal.
Un fin de semana cuando fui por la calle, al salir del cuartel, me di un golpe en la cabeza contra una señal de tráfico, donde en un bar me pusieron hielos en la frente y se me cerró la herida, ese día fui de compras al centro comercial que se llamaba “Pryca·” y compré varios artículos de regalo para mi familia, es decir hermanos, hermana, sobrina, tío y madre.
Estuve un mes y una semana, luego más tarde libraría porque estuve en el hospital Son Dureta donde me hicieron varias pruebas y una teniente me diagnosticó trastorno del lenguaje. A los dos años fui a Coruña, no pasé el examen y me dieron libre todo el servicio militar.
Juré bandera por botiquín el 28 de Marzo de 1.992, conocí a una chica que me envío una carta para ir al hotel, y esa noche fue cuando perdí la virginidad y fue muy bonito.
Lo pasé muy bien, el día de la jura de bandera estuve comiendo en el hotel con mis abuelos maternos que además el abuelo era mi padrino.
Me gustó esta ciudad y querría volver algún día.
Además me gustaría ir de excursión algunos días como puede ser un fin de semana o de una semana con algunos compañeros de Alume y enseñarles algunos sitios más bonitos como el estadio o la estación de trenes o las playas, etc. Porque es una ciudad muy bonita y siempre hace buen tiempo, llueve algún día, pero es raro. Hay veces que nieva porque en esta isla está la sierra de Tramontana que un sistema montañoso que está por el norte, es decir desde Palma hasta Soller.
Un saludo.

Ping-pong en Alume, por Félix



Hace tres semanas más o menos empecé a ir al taller de Ping-pong los viernes. Se hace en un pabellón en Frigsa, por lo tanto es fuera de Alume. Mi entrada en este taller ping-pong fue  con la exigencia de Laura y mi hermana, porque yo no me animaba al no saber como era. Con el empujón que me metieron me animé a  ir. Al principio no sabía jugar muy bien, pero con la ayuda de Ahmed, el entrenador, fui superándome y entrenándome con él. Mi compañero Marcos me enseñó a sacar y ahora juego mucho mejor.
Desde la asociación participamos 11 personas. También vienen desde otras entidades y jugamos entre todos.
Cuando llegamos hacemos rondas de calentamiento: lanzamos la pelota contra la pared o el suelo, o con la red  y también rondas de entrenamiento o en serio. En estas vamos rotando según juguemos bien o mal.
El pabellón es muy grande con 10 mesas reglamentarias. Tenemos dos entrenadores, Ahmed y Adrián, pero con el que más trabajamos es con Ahmed. Es un buen entrenador y también es buena persona, aunque le cuesta un poco el español. Adrián también es muy buen chico y lo pasamos muy bien con él porque siempre cuenta algún chiste.
De vez en cuando algunos toman algunas bebidas en la máquina que hay fuera en el pabellón.
Para ir vamos en la furgoneta de Alume con Belén y como somos tantos  a veces  hasta hace 2 viajes.

Mi Navidad, por Félix




Este año la fiesta de Navidad fue el 22 de Diciembre, día  en que me tocaron también 100 euros  en la lotería. Aún no tengo claro en  lo que lo voy a gastar.
El día antes, el 21, tuvimos una comida organizada por los compañeros de Alume a la que fuimos 10 o 20 personas. Por primera vez  comimos en el Fonte Do Rey, restaurante al que ya  he ido alguna vez con mi familia.
Me gustó mucho  este cambio  de restaurante. Estaba la comida riquísima. La tortilla estaba increíble, que fue lo que más comí. También estaban ricos el resto de entrantes: mejillones, setas, etc. Hubo tantos entrantes,  tan ricos y en tal cantidad que cuando llegó el churrasco muchos ni los tocamos y otros solo lo probaron, y eso que estaba muy rico  con ensalada y patatas.
Después de la comida un grupo de compañeros nos acercamos a un bar a tomar algo y nos acabo invitando Javi.
En el día de la fiesta llegué a las 4 al centro. Hubo un concurso de chistes en el que participé con un chiste sobre Papá Noel y quedé de los últimos en las votaciones.
Tras los chistes pasamos a comer los pinchos, que me suelen gustar todos.
Este  año, como novedad,  entre la comida de la fiesta había dulces preparados en el taller de repostería que pensé que eran de confitería hasta que me dijeron que eran hechos aquí Estaban buenísimos.
A la hora de bailar me animé, pero al final me fui sobre las 6.
También hubo actuación del grupo de pandereteiras que nos cantaron villancicos.
En el Día de Reyes, para finalizar mi Navidad de este año, fui a ver la Cabalgata al Ayuntamiento. Me gustó el pino que pusieron este año allí y los adornos que tenía. No me fijé mucho en la Cabalgata porque no había sitio delante. No cogí caramelos, ni la vi acabar porque me fui antes.